Abogado Laboralista Madrid

Abogados laboralistas en Madrid: el infarto como accidente laboral.

Abogados laboralistas en Madrid
Abogados laboralistas en Madrid-Tamara Ocaña GarcíaUn accidente de trabajo no sólo es aquel producido por una caída, por un aplastamiento, por un choque del vehículo cuando se acude al puesto de trabajo, etc. también el infarto que tiene lugar en horas laborables puede ser considerado como accidente laboral. Los organismos públicos suelen ser reacios a entenderlo de esta manera, de ahí la necesidad de contar con un experto en la materia si se ve involucrado en un asunto de estas características, para lo que ofrezco los servicios de mi despacho como abogados laboralistas en Madrid.

La razón por la que los organismos públicos rechazan la característica de laboralidad del infarto sufrido en el puesto de trabajo es pura y llanamente ahorrar. Las prestaciones que han de satisfacer a un trabajador por Incapacidad Temporal o Incapacidad Permanente son claramente superiores en su importe si el origen en una baja por accidente de trabajo.

Es altamente recomendable contar con un especialista que le lleve un tema como este desde el primer momento, pero si ese primer momento ya ha pasado, le recomiendo que no espere más y que acuda a un abogado de accidente de trabajo a la mayor brevedad posible, ya que cuanto antes le informe de lo sucedido mejor será para sus intereses, ya que más posibilidades de éxito tendrá.
Abogados laboralistas en Madrid, caso de Ernesto A.R.
Ernesto A.R. es un médico especialista en pediatría que lleva veinte años ejerciendo su profesión por cuenta propia en su clínica privada de Madrid. Hace unos años, un día normal de trabajo, atendió a un paciente y acto seguido comenzó a encontrarse mal, por lo que al resto de pacientes que estaban en la sala de espera les pidió el favor que cambiasen su cita para otro día. Una vez que abandonaron la clínica todos los pacientes, le comentó a su ayudante, Marian S.G., que iba a descansar un rato.

Pasado un rato, al ver que Ernesto A.R. no salía del cuarto destinado a su despacho, Marian S.G. comenzó a preocuparse, por lo que llamó a la puerta, al no dar señales Ernesto A.R., Marian S.G. entró y se encontró con éste inconsciente por lo que llamó a emergencias, personándose una ambulancia en la clínica que trasladó a Ernesto A.R. al Hospital donde fue ingresado y en el que le diagnosticaron que había sufrido un infarto de miocardio. Ese mismo día por los servicios médicos de la Seguridad Social fue dado de baja por la contingencia de enfermedad común.

Abogados laboralistas en Madrid

 

Ernesto A.R. tenía contratada con una Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social la cobertura de las contingencias profesionales y estaba al corriente en el pago de sus cuotas. Esta Mutua también consideró, una vez recibido el parte de accidente, que el origen el origen de la incapacidad temporal era enfermedad común.

Ernesto A.R. acudió a mi despacho de abogados laboralistas en Madrid para que le tramitase la Incapacidad Permanente ya que no se encontraba en un estado de salud que le permitiese seguir ejerciendo su profesión. Profesión que implica altos niveles de responsabilidad, concentración y tensión, motivos que creíamos y que pudimos, posteriormente, demostrar que fueron los causantes del infarto.

Fue necesario demandar para que los organismos públicos pertinentes pasasen por entender que el origen de la incapacidad temporal había sido un accidente de trabajo. Lo que era muy importante de cara a determinar, como ya he comentado anteriormente, las prestaciones económicas a percibir.

Como consecuencia del fallo a nuestro favor de la Sentencia del Juzgado, se estimó que Ernesto A.R. debería haber percibido desde el día siguiente al que sufrió el infarto la cantidad de 900€ durante los meses que estuvo de baja por Incapacidad Temporal, y respecto de la Incapacidad Permanente pudo elegir entre percibir una pensión mensual de 660€ o una percepción que ascendía a 72.000€.

Abogados laboralistas en Madrid, caso de Ernesto A.R.

 

Es preciso tener en cuenta que para el derecho laboral no siempre que un trabajador, ya sea por cuenta propia o ajena, sufra un infarto en su puesto de trabajo y durante su horario laboral se considera accidente de trabajo, ya que para que sea considerado como tal ha de probarse que aquel fue causado por la situación laboral del trabajador, como en el ejemplo que he mencionado, por la situación de estrés en la que vivía Ernesto A.R. como consecuencia del ejercicio de una profesión que conlleva tanta presión como la medicina.

Por ello es tan recomendable acudir a un despacho de abogados laboralistas con una larga trayectoria profesional y, por ende, experiencia en este ámbito del derecho, para que estudien el caso concreto y le ofrezcan el mejor asesoramiento, ya que no a cualquier accidente ocurrido en el trabajo se le puede añadir la nota de labolaridad y comenzar un procedimiento administrativo o judicial puede llevar al cliente a perder más que ganar.

Desde mi despacho nos comprometemos siempre a ser claros, a ofrecerle todas las soluciones posibles que existan para solventar su problema una vez que hemos realizado un examen exhaustivo de su caso y asesorarle en lo que entendemos que es lo mejor para usted y sus intereses, ya sea comenzar una negociación con la parte contraria, iniciar un pleito o desistir en el intento, teniendo, por supuesto, usted la última palabra, pero siempre partiendo de la base de la filosofía que impera en nuestra manera de trabajar: no le vamos a hacer perder su tiempo ni su dinero.

(Defendiendo con éxito a clientes también de: Móstoles, Parla, Leganés, Alcalá de Henares, Torrejón de Ardoz, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Show Buttons
Hide Buttons