Abogado Laboralista Madrid

Derechos del trabajador en España. ¿Cómo hacer efectivas las vacaciones en caso de conflicto con el empleador?

Derechos del trabajador en España

Derechos del trabajador en España-Manuel Díaz CabreraLa fuente básica de los derechos  del trabajador en España y sus obligaciones se encuentra dentro del Estatuto de los Trabajadores. De forma más concreta, están los convenios colectivos y los contratos, los cuales desarrollarán los principios  básicos legalmente previstos. Uno de estos casos es el del derecho de los trabajadores a las vacaciones, el cual se contempla de forma general y particular hasta llegar a la relación concreta entre el empresario y el trabajador.

En el caso de que estos derechos no sean respetados, el perjudicado puede acudir a distintas vías extrajudiciales y finalmente judiciales previstas en la ley de la jurisdicción social. El caso de las vacaciones este interés está tutelado a través de un procedimiento muy ágil y rápido en el tiempo en el caso de existir desacuerdo entre el empleado y el patrón.

Del mismo modo, cómo veremos en el ejemplo profesional al que haré referencia, el asesoramiento de un abogado laboralista es importante en aquellos casos no sólo en los que existe desacuerdo en cuanto a la fecha de disfrute del período de vacaciones, sino también en los que un trabajador tienen el derecho de ver compensadas las no disfrutadas con dinero efectivo.

¿Cómo están reguladas las vacaciones laborales en España?

Dentro de los artículos 34 a 38 del Estatuto quedan fijados cuáles son los derechos de los trabajadores en materia de jornada laboral, descanso semanal y vacaciones. Respecto a estas  últimas, el artículo 38 ET fija unos mínimos que no pueden ser empeorados ni por la negociación colectiva, ni por el contrato entre empleado y empresario. De este modo, como mínimo se tendrá derecho a treinta días naturales anuales retribuidos. El trabajador no tendrá derecho en principio a reservarse su disfrute para otra anualidad o sustituirlas por dinero.

Ni la ley ni las normas de tipo convencional (convenio y contrato) establecen el tiempo en el que estas tendrán lugar. Así, el artículo 38 se limita a decir que  el trabajador conocerá al menos con dos meses de antelación la fecha. En caso de que hubiera desacuerdo, el trabajador podrá acudir a un juez de lo social para que lo fije por medio de un procedimiento rápido que no admite recurso alguno.

Derechos del trabajador en España

En lo que respecta a este procedimiento, está dentro de los que prevé la ley 36/2011 reguladora de la  jurisdicción social para la  tutela  preferente de los derechos y deberes de los trabajadores. Aparece recogido el proceso de forma muy sencilla dentro de sus artículos 125 y 126 y se establece para los siguientes supuestos con sus respectivos plazos para demandar:

  • 20 días desde la fecha de comunicación en el caso de que las vacaciones hayan sido fijadas por convenio colectivo, acuerdo del empresario con los representantes de los trabajadores o de forma unilateral por el empresario.
  • O dos meses de antelación a la fecha propuesta por el trabajador en el caso de que no hubiesen sido fijadas las vacaciones de ninguna de las maneras anteriormente mencionadas.
  • También pueden surgir discrepancias con la empresa y otros trabajadores en el caso de que esta última hubiese concedido preferencia a unos respecto de otros. En este caso, tendrán que ser demandados también los trabajadores con los que haya conflicto en lo relativo a las vacaciones.

¿En qué casos puede reclamarse compensación económica por las vacaciones no disfrutadas?

No obstante lo anterior, los últimos dos párrafos del artículo 38 del Estatuto establecen una excepción al principio de disfrute en la anualidad corriente.Se trata de los supuestos en los que  no haya podido disfrutarse de ellas por encontrarse de baja por circunstancias comunes o derivadas de embarazo, lactancia, parto o paternidad. En estos casos se tendrá derecho a disfrutar de las vacaciones incluso cuando hubiese expirado la anualidad correspondiente. En el caso de que la baja  se hubiese de ido a motivos distintos, podrán tomarse las vacaciones dentro de los 18 meses inmediatamente posteriores.

Por último, en cuanto a los derechos de los trabajadores en España a una remuneración, en el caso de cesar la relación laboral, por ejemplo, por un despido se tendrá derecho a cobrar por el finiquito el concepto de la proporción de las vacaciones no disfrutadas. Por poner un ejemplo, si a alguien le corresponden 30 días al año de vacaciones y  fue despedido el 2 de octubre de este año, ha trabajado 272 días. Si al año completo de 365 días les corresponden 30 días, a 272, por una regla de tres, 23. Así, en el caso  de que hubiese disfrutado ya de 10 días de vacaciones, le corresponderían aún 13 por x euros de sueldo al día.

Otros casos que generan controversias en los tribunales son aquellos en los que se reclaman las sumas correspondientes a los días de vacaciones que no se pudieron disfrutar por estar el empleado en una situación de baja, siendo posteriormente despedido el año en el plazo en el que pudo haberlas disfrutado. En estos supuestos, al haberse reconocido el carácter salarial de las vacaciones, podrá reclamarse el equivalente a las no disfrutadas más los intereses moratorios correspondientes.

Derechos del trabajador en España, caso de Laura F.P.

Derechos del trabajador en España, caso de Laura F.P.

El supuesto del abono de las vacaciones no disfrutadas de Laura F.P. Su compensación en dinero.

Un caso que ejemplifica lo anterior, esto es, la posibilidad de que conseguir el equivalente en dinero de las vacaciones no disfrutadas por incapacidad temporal, es el de mi clienta Laura F.P. Esta persona estuvo de baja temporal durante los años 2008 y 2009, siendo despedida el 10 de abril de 2010. El motivo de incapacidad temporal fue distinto a los relacionados con la maternidad. Respecto a su sueldo, simplificado, fue de 30,05€ al día en 2008 y de 33,21€ en el 2009. En total le quedaron por disfrutar  un período  30 días de vacaciones por esos dos años; 20 en el 2008 y 10 en el 2009.

Por lo tanto, la reclamación lo fue por un total de 600,1€ por el año 2008 y 332,1€ por el 2009. A esta suma habría que añadirle el recargo de mora que se aplica para las reclamaciones de cantidad desde el momento de la interposición de la demanda. Este interés es del 10% de acuerdo con el artículo 29 del Estatuto de los Trabajadores.

En resumidas cuentas, Laura F.P. obtuvo 1.117,3, intereses incluidos. Gracias al asesoramiento legal, la clienta no perdió completamente su derecho a las vacaciones, ya que, aunque había ya transcurrido el plazo para ejercitarlas después de sufrir la baja, aún tenía el plazo de un año para reclamar cantidades, más los intereses oportunos. Por lo tanto, pudo transformar su derecho a vacaciones pagadas en retribución económica.

Manuel Díaz

Manuel Díaz se especializa en derecho de sucesiones y en herencias, ofreciendo a sus clientes el mejor asesoramiento no sólo en cuestión testamental, también en cuanto a los impuestos que generan las herencias como de los plazos para pagar dichos impuestos. 15 años de experiencia ayudando a clientes de la provincia de Madrid.

(Defiendo a clientes en Madrid y provincia: San Sebastián de los Reyes, Getafe, Rivas-Vaciamadrid, Leganés, etc.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Show Buttons
Hide Buttons