Abogado Laboralista Madrid

Mesotelioma maligno. Una enfermedad asociada a los entornos industriales.

Mesotelioma maligno

Mesotelioma maligno-Castaño-GrandeLa realidad laboral de una sociedad va a afectar no sólo a su situación económica, sino que también va a tener incidencia en su calidad de vida. La famosa frase el trabajo es vida puede no ser la mejor afirmación para ciertos sectores que han visto cómo las condiciones laborales han mermado precisamente su calidad vida; tal es el caso de los profesionales industriales ahora enfermos por mesotelioma maligno.

Esta enfermedad de difícil pronunciación ha copado los casos de los despachos de abogados laborales en España durante décadas, al ser un tipo de enfermedad asociada en un porcentaje muy alto (estudios oficiales lo cifran en torno al 80-85%) a la exposición a asbesto o amianto, sustancia muy utilizada en ambientes industriales para la fabricación de ciertos materiales, como por ejemplo, la otrora demandada uralita.

Muchos de los enfermos con mesotelioma pleural han sido trabajadores o profesionales que han estado expuestos durante largos periodos a dicha sustancia, primeramente por el desconocimiento o dejadez de los encargados de los ambientes industriales de antaño. Seguidamente, porque la enfermedad cancerosa asociada a este problema se manifiesta con una latencia de 10 a 30 años, por lo que la relación de causalidad es de difícil comprobación mientras dura la relación laboral.

Sin embargo, hay que reconocer que en este sentido la normativa española sí fue acorde desde un primer momento, al menos en la teoría, ya que la primera norma donde se reflejaban las atenciones necesarias en ambientes industriales es la Orden de 31.01.1940, la cual aprobaba el Reglamento de Seguridad e Higiene.

Enfermedad profesional. Una definición conflictiva.

Todos los motivos expuestos con anterioridad hacen de este tipo de enfermedad un claro ejemplo de lo que puede ser entendido como enfermedad profesional.

Sin embargo, este concepto básico no se encuentra definido claramente en la ley, pues para su identificación hay que acudir a los artículos 115 y 116 de la Ley de la Seguridad Social, en los cuales se establece que se entenderá por enfermedad profesional aquella que se contraiga como resultado del trabajo realizado por cuenta ajena siempre que se encuentre reflejado en las tablas facilitadas por la ley, o aquella enfermedad previa a la relación laboral que se agrave con motivo de ésta.

Mesotelioma maligno

 

Esta definición, clara desde el punto semántico pero nada clara desde el punto de vista jurídico, entra en concurso con el artículo 117, el cual recoge la definición de enfermedad común, estableciendo que todo aquello que conforme a los artículos 115 y 116 no sea considerado enfermedad profesional será considerado enfermedad común.

La lista a la que hace referencia el artículo 116 de la Ley de la Seguridad Social viene reflejada en el Real Decreto 1299/2006, el cual ha de ser base para establecer qué tipos de enfermedades entran exactamente dentro de la definición de enfermedad profesional en atención a los seis grupos que se reflejan.

A pesar de la lista establecida por la normativa, la vaguedad de estas definiciones, junto a la propia naturaleza de muchas enfermedades, significa en la realidad tener que batallar muchas veces por los derechos de los trabajadores, cuya salud ha sido afectada en el ámbito laboral, y sus familias.

Mesotelioma maligno, caso de María R.F.

Acudir a un profesional cuando sus derechos han sido vulnerados.

Tal es el caso de mi cliente María R. F., la cual acudió a mi despacho de abogados laborales en Madrid buscando una solución a su problema familiar.

Es conocido por los profesionales de la región la cantidad de casos relacionados con enfermedades y muertes por mesotelioma pleural maligno debido al elevado número de fábricas que durante décadas se dedicaron a la producción de material industrial con amianto.

El caso de mi cliente pertenece a ese grupo. El marido de María R. F. falleció el día 21-03-2012 como consecuencia de mesotelioma maligno, el cual había afectado profundamente a su capacidad respiratoria. Sin embargo, mi cliente había accedido a la edad y prestación por jubilación seis años antes, sin haber recibido ninguna compensación económica por enfermedad profesional, debido a que la empresa se escudaba en que en el año 1978 había establecido medidas de seguridad suficientes acordes a la ley y, por lo tanto, no se podía deducir que la posterior enfermedad del marido de mi cliente fuese consecuencia de la relación profesional.

Mesotelioma maligno, caso de María R.F.

Sin embargo, la normativa referente a seguridad e higiene en ambientes de trabajo que afecta a entornos profesionales con amianto comienza en 1940 y, por tanto, se observa que se ha producido una situación de desprotección de los trabajadores durante veinte años, desde que mi cliente comenzó a trabajar en dicha empresa, en los cuales se pudo ver afectado. El hecho de que la enfermedad mostrase sus síntomas en forma de mesotelioma peritoneal maligno posteriormente responde únicamente a la propia naturaleza de la enfermedad.

Por ello se solicitó en vía judicial el reconocimiento de una pensión de viudedad conforme a la cotización por enfermedades profesionales para mi cliente como viuda y una indemnización no inferior a 40.000€ por daños y perjuicios.

Considera el tribunal la válida argumentación realizada, al considerar que desde la primera promulgación de normativa de seguridad e higiene en entornos industriales se han promulgado una serie de normas en los años 1941, 1947, 1957 1961, 1963 y 1971, que impiden a la empresa no observar su responsabilidad hasta el año 1976, en el que efectivamente se da cumplimento a la norma. Por ello se decide que ha lugar a la pensión de viudedad por enfermedad profesional asociada a un mesotelioma avanzado maligno y a una indemnización de 42.000€ más intereses.

Contratar a un especialista en materia laboral le asegurará la mejor asistencia y defensa de sus derechos, pues a la hora de preparar un caso no es sólo importante conocer la normativa aplicable sino la realidad asociada a cada caso.

(Cuento con clientes de toda la provincia: Coslada, Fuenlabrada, Alcalá de Henares, Móstoles, etc.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Show Buttons
Hide Buttons